Solución extrema para combatir el calentamiento global: fingir erupciones volcánicas

Solución extrema para combatir el calentamiento global: fingir erupciones volcánicas

Publicidad

En el Monte Tambora, en la actual Indonesia, se produjo una erupción volcánica tan intensa en 1815 que cubrió gran parte de la Tierra de cenizas, obstaculizándo parte de los rayos solares y produciendo un año sin verano. Es decir, que un volcán enfrió la Tierra (y, además, inspiró el Romanticismo a los aristas de la época).

¿Y si produciéramos los mismos efectos de los volcanes en nuestro planeta para enfriar el mundo y evitar el calentamiento global al que estamos condenados?

Una solución no exenta de riesgos

En la película Snowpiercer se habla de un un experimento científico para contrarrestar el calentamiento global que, tras fallar, provoca una era glacial que acaba prácticamente con la población mundial. Los únicos supervivientes son los habitantes del Snowpiercer: un ferrocarril extensísimo con un motor de duración ilimitada que circunvala el planeta entero a través de una vía férrea.

Si tratamos de enfriar la Tierra fingiendo los efectos de las erupciones volcánicas (la inyección artificial de aerosoles en la atmósfera) quizá no vayamos tan lejos, pero sí que la estrategia tiene sus considerables riesgos. Por ejemplo, podría tener un efecto devastador en regiones propensas a tormentas o sequías.

Una investigación liderada por expertos en el clima de la Universidad de Exeter, en Reino Unido: básicamente, usar esta clase de geoingeniería en hemisferio podría tener un impacto gravemente perjudicial para el otro, tal y como publican en la revista Nature.

Volcan Popocatepetl

Según el autor principal del artículo, el doctor Anthony Jones, experto en Ciencias del Clima de la Universidad de Exeter, inyectar aerosoloes, por ejemplo, en el hemisferio norte reducirían la actividad de los ciclones tropicales, responsables de fenómenos tan recientes como el huracán Katrina, pero también aumentaría la probabilidad de sequía en el Sahel, el área del África subsahariana justo al sur del desierto del Sahara.

La inyección de aerosol estratosférico, está diseñado para enfriar efectivamente la superficie de la Tierra al reflejar algo de luz solar antes de que llegue a la superficie. Es un procedimiento controvertido. Además, la única forma de que estos procedimiento fueran eficaces, pues, sería la puesta en marcha de una coordinación a nivel global, a fin de que los dos hemisferios emplearan la inyección de aerosoles:

Nuestros resultados confirman que la geoingeniería solar regional es una estrategia altamente arriesgada que podría beneficiar simultáneamente a una región en detrimento de otra. Es vital que los políticos se tomen en serio la geoingeniería solar y actúen rápidamente para instalar una regulación efectiva.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio