Un nuevo paso en la creación de organismos artificiales gracias a este microbio

Un nuevo paso en la creación de organismos artificiales gracias a este microbio

Publicidad

Gracias a una nueva proteína, parece que estamos a un paso más cerca de esos replicantes que aparecen en Blade Runner, es decir, a la creación de organismos artificiales.

De momento, solo es un microbio, pero su material genético incluye algunas instrucciones hechas en laboratorio para que sea capaz de vivir, reproducirse y... sintetizar proteínas.

Síntesis de proteínas

El hito, cuyos detalles acaban de ser publicados en Nature, es un paso hacia un mundo en el que los científicos podrán diseñar organismos capaces de producir proteínas altamente especializadas.

Estas proteínas se usarían para mejorar medicamentos, construir nuevos materiales y quizás, incluso, cambiar las funciones de las células.

Dna Ft

Los segmentos del ADN están construidos a partir de cuatro unidades básicas: la adenina, que se une con la timina, y la citosina, que se combina con la guanina. Estas cuatro "letras" (A, T, C y G) definen la forma y la función de cada organismo en la Tierra.

Cuando esas instrucciones genéticas son transcritas y traducidas por maquinaria celular, permiten la producción de proteínas, los caballos de batalla de la vida, que catalizan las reacciones, transmiten señales y forman tejidos como el cartílago. Los componentes básicos de las proteínas, llamados aminoácidos, son solo un poco más variados que los del ADN; solo 20 aminoácidos se usan para sintetizar las proteínas necesarias para todas las funciones de la vida.

A diferencia de otros experimentos anteriores, en éste se utilizó un alfabeto genético expandido para instruir a las células para que sintetizaran proteínas a partir de aminoácidos "no canónicos": cientos de moléculas que pueden encontrarse en la naturaleza o en el laboratorio pero que los organismos no usan de forma natural. Las células semisintéticas pudieron producir proteínas artificiales casi tan eficientemente como sus semejantes no modificados.

Hasta ahora, varios científicos habían desarrollado pares de bases artificiales y proteínas no naturales sintetizadas, pero estos resultados demuestran que todas las partes pueden unirse, desde codificación y almacenamiento de la información hasta transcripción y traduccción. En definitiva, constituye un paso más hacia el desarrollo, por ejemplo, de organismos que tengan nuevas propiedades, como la capacidad de extraer derrames de petróleo o comer células cancerosas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio