Así era el primer británico: de piel negra y ojos azules

Así era el primer británico: de piel negra y ojos azules

Publicidad

El ser humano de piel blanca y ojos azules es una rareza. Básicamente porque nuestros antepasados se criaron en latitudes donde había mucho sol (la piel oscura evita que se queme y contraiga cáncer). La piel blanca y los ojos azules fue un atributo que apareció más tarde en los seres humanos que se mudaron a latitudes donde apenas había sol (para capturarlo mejor y sintentizar bien la vitamina D y la absorción de calcio, como ya os explicamos).

Un nuevo estudio revela que el color blanco de la peil, de hecho, fue una adaptación muy reciente, pues el primer británico todavía era de piel negra.

Nuevas pruebas fósiles

Científicos de la University College de Londres (UCL) y el Natural History Museum han realizado un análisis del esqueleto de 10.000 años del hombre de Cheddar, considerado el primer británico, descubriendo que la pigmentación de su piel era de 'oscura a negra', el cabello rizado y los ojos azules. El hombre de Cheddar fue desenterrado en 1903 en la cueva de Gough en Cheddar Gorge, Somerset.

Por consiguiente, la pigmentación más clara que ahora se considera una característica definitoria del norte de Europa es un fenómeno mucho más reciente. Según Mark Thomas, del UCL, que estableció su apariencia de este primer británico a partir de los análisis de ADN:

El perfil genético del Hombre de Cheddar lo ubica junto a otros europeos de la era Mesolítica de España, Hungría y Luxemburgo, cuyo ADN ya ha sido analizado. Estos cazadores-recolectores migraron a Europa al final de la última edad de hielo y el grupo incluyó a los antepasados del hombre de Cheddar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio