¿Qué es el efecto generación?

¿Qué es el efecto generación?

Publicidad

El efecto generación fue descubierto por los psicólogos cognitivos de finales de la década de 1970, observándose por primera vez en una serie de estudios sobre vocabulario que sugerían que las personas recuerdan mejor las palabras cuando "las generan", es decir, cuando las traen activamente a la mente, antes que al leerlas en una página.

Por ejemplo, en un experimento dirigido por Norman Slamecka, psicólogo de la Universidad de Toronto, un grupo de voluntarios tuvo que usar tarjetas para memorizar palabras antónimas, como "caliente" y "frío".

Pero no todos recibieron la misma clase de tarjetas. La mitad del grupo recibió tarjetas donde se escribía explíticamente las palabras antónimas, por ejemplo, CALIENTE:FRÍO. Pero la otra mitad usaron cartas que solo mostraban la primera letra de la segunda palabra, por ejemplo, CALIENTE:F.

El resultado al experimento fue inesperado, porque las personas que recordaron mejor las tarjetas no fueron los que las leyeron explícitamente, sino las que usaron tarjetas donde faltaban letras.

Photo 256889 640

Tal y como lo explica Nicholas Carr en su reciente libro Atrapados:

Forzar simplemente sus mentes a llenar el espacio en blanco, a actucar en lugar de observar, condujo a una mayor retención de información. Ha quedado claro desde entonces que el efecto generación influye en la memoria y el aprendizaje en circunstancias muy diferentes. Algunos experimentos han demostrado el efecto en tareas que implican no solo recordar letras y palabras, sino también números, imágenes y sonidos, resolución de problemas matemáticos, respuestas a preguntas "del Trivial" y comprensión de textos leídos.

Todavía no sabemos qué es lo que ocurre exactamente para que se produzca el efecto generación. Pero parece que el resultado siempre es el mismo: si trabajo mucho en algo, si hacemos de ello el foco de nuestra atención y nuestro esfuerzo, nuestro cerebro nos recompensa con una mayor comprensión. Recordamos más y aprendemos más.

La mayoría de nosotros sabe que la única manera de hacer bien algo es, efectivamente, haciéndolo. Resulta fácil obtener información rápidamente de la pantalla de un ordenador (o de un libro, sin ir más lejos). Pero el conocimiento genuino, especialmente del tipo que se aloja en la profunidad de nuestra memoria y se manifiesta en habilidades, es más esquivo. Requiere un esfuerzo vigoroso y prolongado con una tarea exigente.

De hecho, el efecto generación nos sugiere también la razón por la que es mejor que no abusemos del GPS para viajar, tal y como interpretaron el experimento de Slamecka los psicólogos australianos Simon Farrell y Stephan Lewandowsky en un artículo publicado en el año 2000, lo que nos informa del coste que pagamos por la automatización de determinadas tareas.

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio