El día que se recogieron 320.000 dientes de leche de niños para estudiar la radiación

El día que se recogieron 320.000 dientes de leche de niños para estudiar la radiación

Publicidad

A medida que se fueron asimilando cada vez mejor los riesgos de la radiación, y habida cuenta de todas las pruebas nucleares llevadas a cabo alegremente, se realizaron experimentos para saber cómo nos estaban afectando esas pruebas.

Uno de los principales subproductos de las explosiones nucleares era el estroncio 90 (Sr-90), que nuestros huesos lo aborben como si fuera calcio, si bien es una fuente de radiación particularmente peligrosa.

En busca de dientes

Para determinar hasta qué punto el los huesos de las personas estaban absorbiendo ese estroncio de las explosiones nucleares, Louise y Eric Reiss realizaron un trabajo de investigación consistente en recoger dientes de leche de escolares a lo largo de doce años. En total, se hicieron con un botín de 320.000 dientes.

Tal y como lo explican Kelly y Zach Weinersmith en su libro Un ascensor al espacio:

Los dientes son casi todo calcio, con lo que los dientes de leche son un indicador bastante directo de la radiación que absorben nuestros cuerpos. Los Reiss descubrieron que en 1963, el año cumbre de las pruebas nucleares y el de niveles más elevados de estroncio en la atmósfera, los dientes de los niños tenían niveles de estroncio cincuenta veces por encima de lo normal.

Así pues, el Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos Nucleares, en parte, fue promovido entre otros estudios y argumentos gracias a estos cientos de miles de dientes de leche de niños, recogidos pacientemente por dos investigadores como si fueran en Ratoncito Pérez.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio