La L-carnitina es el suplemento estrella para perder peso: esto es lo que nos dice la ciencia sobre sus efectos

La L-carnitina es el suplemento estrella para perder peso: esto es lo que nos dice la ciencia sobre sus efectos

Publicidad

Desde que Fraenkel describiera su utilidad en 1947, la carnitina ha estado en el punto de mira de investigadores, nutricionistas y preparadores físicos. El culto al cuerpo, o la simple búsqueda de la salud, han visto en esta molécula (en la L-carnitina, en concreto) una solución para perder grasa más rápido y fácilmente.

Sin embargo, ¿qué sabemos sobre ella? Con el tiempo, las evidencias científicas no dejan tan clara su utilidad. ¿De dónde sale este suplemento? ¿Por qué se ha empleado durante tanto tiempo? ¿Y de qué es capaz, en realidad? Hablemos sobre este producto estrella en los gimnasios.

¿De dónde sale la L-carnitina?

La levocarnitina, o L-carnitina, fue descubierta en 1905, en la carne animal, aunque no fue hasta cuarenta años después que se comprendió su papel fundamental en la vida. Esta amina cuaternaria es un estereoisómero "levo" de la D-carnitina, la carnitina "dextro", que no es de utilidad biológica para los animales. La carnitina se sintetiza a partir de la lisina y metionina con la ayuda del hierro y de las vitaminas C, B3 y B6.

La función de la L-carnitina consiste en mediar el transporte de los ácidos grasos hasta el interior de la mitocondria. Este orgánulo celular es el responsable de la respiración celular y, por tanto, el encargado de producir energía. Sin la L-carnitina, la célula no puede usar estas moléculas grasas para producir ATP, que es la unidad molecular de energía en la célula, lo que puede resultar catastrófico.

Carnitine

Nuestro cuerpo se asegura la producción gracias al riñón, el hígado y el cerebro, aunque también se puede tomar a partir de productos mayormente de origen animal como la leche o la carne

Nuestro cuerpo se asegura la producción gracias al riñón, el hígado y el cerebro, aunque también se puede tomar a partir de productos de origen animal como la leche o la carne. Los vegetales, sin embargo, no contienen carnitina o la cantidad que contienen es muy baja, como ocurre con alimentos como las zanahorias, los espárragos o el arroz. Esto es importante en el caso de dietas especiales, aunque según se ha comprobado, en principio, la L-carnitina que producimos es suficiente para un correcto funcionamiento corporal.

Su relación con el mundo deportivo y de fitness viene, precisamente, de su papel como movilizador de grasas. La idea es sencilla, y hasta lógica: si esta sustancia ayuda a generar energía consumiendo ácidos grasos, cuanta más haya, mejor. Por otra parte, su facilidad de obtención, así como su coste, relativamente barato, hacen la receta perfecta para que esta sustancia se haya convertido en una de las protagonistas entre los suplementos dietéticos.

L-carnitina: promesas y esperanzas vs "la realidad"

La falta de L-carnitina puede traducirse en ganancia de peso y acumulación de grasas (además de otras enfermedades más graves). Esto, unido a lo que comentábamos, ha provocado que muchos nutricionistas deportivos y preparadores físicos aconsejen su consumo.

La idea más inmadura y simplista busca en la L-carnitina una sencilla pérdida de peso. Los preparadores más serios, sin embargo, apuntan a este suplemento como una sustancia que puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo y la quema de grasas. Los investigadores que han decidido profundizar más en el tema han estudiado cómo podría ayudar la L-carnitina al metabolismo celular y muscular.

Vega Protein Powders

La carnitina sirve para el tratamiento de enfermedades varias, pero no hay evidencias de que sirva para bajar de peso

Por el momento, sabemos que la carnitina sirve para el tratamiento de enfermedades varias: ayuda al buen funcionamiento del hígado en personas con esteatohepatitis no alcóholica, para tratar la baja movilidad de los espermatozoides o para reducir las intoxicaciones con ácido valproico, una sustancia empleada en el tratamiento de la epilepsia. Sin embargo, nada nos dice que la carnitina nos pueda ayudar en la gestión de las grasas a nivel deportivo.

Si lo que buscamos es una mejora en la gestión de las grasas corporales o la eficiencia física, parece que deberemos desistir. Por el momento, la suplementación con carnitina no ha mostrado ningún tipo de ayuda ergogénica (que mejore la producción de energía del cuerpo) ni del rendimiento en ninguna disciplina deportiva.

¿Qué dice la ciencia al respecto de la L-carnitina?

Aunque algunos estudios han demostrado una evidencia muy limitada sobre su impacto en el rendimiento deportivo, el grueso de las investigaciones contradice estos resultados. Por el momento, la suplementación con carnitina no ha mostrado ningún tipo de ayuda ergogénica ni del rendimiento en ninguna disciplina deportiva.

Sport 1815736 960 720

Sí que existen ciertos resultados que apuntan a que esta sustancia podría ayudar a la recuperación del músculo ante una sesión de ejercicio intenso. Todo esto tiene su sentido metabólico, controlado estrictamente: el exceso de L-carnitina no provoca un aumento en el metabolismo de las grasas, sino que es excretado en la orina para mantener el buen funcionamiento celular.

Nuestro cuerpo sintetiza la L-carnitina que necesita en un momento puntual y el exceso es eliminado

Si bien podríamos pensar que en caso de necesitar más L-carnitina (por un ejercicio más intenso) nuestro cuerpo podría beneficiarse de un suplemento adicional, la realidad es que este sintetiza lo que necesita en un momento puntual y el exceso es eliminado. Por tanto, y a pesar de que este suplemento sigue aconsejándose constantemente, su eficacia está seriamente cuestionada. Por el momento, aparte del tratamiento de patologías, no existen razones para suplementar una dieta con carnitina. Y si lo hacemos, será mejor no esperar resultados, nos ahorraremos una decepción.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio